Ultimas Noticias

PARA REFLEXIONAR, AHORA CON EL PLAN DE DESARME



jueves, 29 de abril de 2021

JÁQUEZ LIRANZO ASEGURA JCE TRABAJA EN PROCESO DE RELANZAMIENTO PARA SALVAGUARDAR INTEGRIDAD ELECTORAL

 

Jáquez Liranzo asegura JCE trabaja en proceso de relanzamiento para salvaguardar integridad electoral

Pleno conmemora 98 aniversario con celebración Eucaristía en la Catedral Primada de América

Santo Domingo. Santo Domingo. - El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Román Jáquez Liranzo, manifestó que ese organismo se encuentra en un proceso de transformación y relanzamiento, que procura salvaguardar la integridad electoral.

 “La JCE se encamina hacia un verdadero proceso de transformación y relanzamiento que procura salvaguardar la integridad electoral y tocar de manera positiva los cimientos de nuestra vida ciudadana y democrática”, precisó Jáquez Liranzo al dirigir unas palabras en la Catedral Primada de América, durante el desarrollo de una eucaristía por el 98 aniversario de la fundación de la institución.

En ese contexto, señaló que el gran desafío es la confianza, pues es uno de los factores que resaltan para ser enfrentados en los órganos electorales del mundo, como parte de una desafección que puede, no solo erosionar y hacer desaparecer los órganos, sino destruir todo el sistema.

“Empero, cuando la desconfianza se hereda, la confianza entonces se debe ganar en base a acciones transparentes, respeto a la legalidad, irrestricta independencia con carácter y firmeza y apegados a la equidad”, expresó.

Apuntó que el compromiso es mayor, porque no hay modelo de gestión que funcione en desconfianza.

Acciones en ejecución y apoyo a las organizaciones políticas

El presidente de la JCE aseguró que la institución se encuentra trabajando día y noche en la elaboración de planes y proyectos con el apoyo de la OEA, IFES y CAPPEL para el fortalecimiento de su institucionalidad y para el fortalecimiento del sistema de partidos políticos.

Expresó que se pretende asistirles en planes de formación y capacitación, facilitarles conocimientos en buenas prácticas para el manejo de los recursos que les asignan y fomentar en ellos un espíritu cívico en que los valores democráticos sean su eje central.

“Acompañaremos a los partidos, agrupaciones y movimientos políticos en su fortalecimiento entendiendo el rol que de juegan en la democracia. Su debilitamiento es proporcional a la desafección y a la apatía. Como dijo el Pleno recientemente: ‘Los ejemplos sobran en los cuales el

vacío generado por el colapso de los mismos ha provocado personajes que han conducido sus países a la frustración y al caos’”, señaló.

Indicó que a eso se suma, el estudio de las leyes 15, 19 y 33-18 para ajustarlas a decisiones emanadas de las altas cortes y que las mismas permitan garantizar elecciones transparentes y apegadas a las normas, en un proceso consensuado con todos los sectores que puedan aportar a una legislación íntegra.

En cuanto al Registro Civil y los servicios que en él se ofrecen, señaló que el actual Pleno está comprometido en modernizar todo su accionar, crear mayores y mejores oportunidades de acceso a servicio, derribar burocráticas excesivas, garantizar el registro y de identidad e implementar herramientas novedosas y ágiles como el proyecto de Eliminación de Trámite de Legalización (ETLA), en ejecución.

Diáspora dominicana y sus aportes

En lo concerniente a los dominicanos residentes en el exterior, Jáquez Liranzo señaló que se trabaja a los fines de universalizar el Registro Civil y de la cédula de identidad en las comunidades del exterior y se tiene como meta lograrlo mediante la apertura de nuevas OPRES que faciliten una mayor y mejor integración de la diáspora a los procesos democráticos.

“Además, nos proponemos tener un padrón electoral en el exterior que refleje verdaderamente a las personas de nacionalidad dominicana que son titulares de derechos en el marco del registro civil y en los derechos electorales”, indicó.

Dignificará a personal de la JCE 

En sus palabras, el presidente de la JCE hizo un aparte para felicitar a “todos los junteros y junteras”, como se refiere al personal que trabaja en la institución. Dijo que estos son vitales en el funcionamiento de la misma y el Pleno está trabajando arduamente en una serie de propuestas y reivindicaciones para dignificar sus condiciones laborales.

“Procederemos gradualmente hasta lograr que las personas que diariamente colaboran en esta institución sientan que sus derechos, su capacidad y su compromiso institucional son reconocidos como se merecen, por eso solicitaremos los recursos necesarios al Gobierno para lograr esta dignificación”, aseguró.

Palabras de monseñor Ozoria durante la eucaristía

Al pronunciar la homilía en el oficio religioso, monseñor Francisco Ozoria Acosta elevó plegarias para que la JCE cumpla su delicada misión de árbitro en el juego social y democrático. Dijo que para ello se necesita ser partidario de la luz, la verdad, la imparcialidad entre los distintos grupos y la voluntad de hacer el bien.

“Oramos por esta JCE que tenemos ahora. Que el país entero tiene cifrada su confianza en ella porque ha visto señales, porque ha visto algunas señales de esperanza y con esas señales de esperanza entonces creemos que van a hacer un buen trabajo. En contacto con la gente se siente, se percibe esa esperanza en esta JCE”, expresó.

Al oficio religioso se dieron cita, además, los miembros titulares del pleno Rafael Armando Vallejo Santelises, Dolores Altagracia Fernández Sánchez y Patricia Lorenzo Paniagua. Estuvo ausente Samir Rafael Chami Isa, por temas de salud. Junto a éstos, estuvieron presentes el secretario general Sonne Beltré Ramírez y los suplentes Dolores Vanahí Bello Dotel, Prado Antonio López Cornielle, Freddy Ángel Castro Díaz e Hirayda Marcelle Fernández Guzmán. Junto a ellos encargados y subdirectores de la institución, e invitados especiales.

ROMAN JACQUEZ

Felicito a todos los junteros y junteras que a lo largo de estos 98 años han desplegado sus esfuerzos  día a día para que este órgano continúe siendo una pieza clave en el desarrollo democrático del país con la conciencia  y responsabilidad asumida de que juega un rol protagónico como órgano constitucional garante de los principios de libertad, transparencia, equidad , identidad y objetividad en procesos tan  trascendentales y de impacto colectivo como el acto electoral y de  participación política, como aquellos que inciden de manera individual y como el efectivo registro de todos los hechos y acto que trascurren en la vida de las personas, lo que debe ser motivo de orgullo y satisfacción.

Desde sus inicios, la JCE tuvo que navegar a las puertas de un régimen y no fue sino a mediados del siglo pasado que desarrolló sólidas raíces a partir de acontecimiento sociales, económicos y políticos desafiantes  para el país, en ese sentido, el constructo de democracia va más allá de celebrar elecciones, es el conjunto de garantías que permiten el desarrollo de los  derechos cívicos. Las Elecciones legitiman la democracia, pero la democracia va más allá, es una tarea de todos los actores del sistema y de todo un pueblo.

Precisamente en estos 60 años el órgano ha adquirido gran madurez institucional, sin embargo, en ese proceso de maduración nos corresponde seguir perfeccionando y abonado sus raíces convirtiéndola nueva ves en un referente de transparencia, profesionalidad, confianza y respeto por los derechos y valores democráticos. Los retos que enfrenta el órgano son muchos, la evaluación que hace la sociedad de su desempeño como organizador y garante de elecciones competitivas y justas es permanente y la confianza que a través de su quehacer institucional debe generar en la ciudadanía es una prioridad. Pero estos tiempos y esfuerzos presentan una mirada optimista, siendo estos 98 aniversario una ocasión idónea para resaltar que con el aporte de sus miembros titulares y suplentes y todos los junteros y junteras.

La JCE se encamina hacia  un verdadero proceso de transformación y relanzamiento que procura salvaguardar la integridad electoral y tocas de manera positiva los cimientos de nuestra vida ciudadana y democrática.

En ese sentido, un gran desafío como señalamos es la confianza. En los principales estudios sobre organismos electorales  en LA y el mundo específicamente relativos a su desempeño la confianza es uno de los factores que  resaltan para ser enfrentados como aporte de una desafección que puede no solo erosionar los órganos y destruirlos, sino a todo el sistema. Empero, cuando la desconfianza se hereda, la confianza entonces se debe ganar en base a acciones transparentes, respeto a la legalidad, irrestricta independencia con carácter y firmeza y apegados a la equidad.

El compromiso es mayor, en este sentido y cada segundo cuenta para su recuperación porque no hay modelo de gestión que funciones en de confianza. Gracias al pueblo dominicano por el voto de confianza.

Tal y como refiere la doctrina especializada en la materia, en contraposición a esta desconfianza y desafección, la desconfianza electoral se refiere a la calidad de las elecciones precisamente la relación entre valores y práctica. Por un lado, postula la correspondencia entre valores y normas y por otro lado del comportamiento y resultados. El sinónimo es la honestidad.

Como todos ustedes saben la JCE tiene tres compromisos fundamentales que son organizar las asambleas electorales para la celebración de elecciones y de registro electoral, administrar el registro civil y la cedula de identidad y electoral.

En cuanto al registro civil y los servicios que en él se ofrecen, este pleno está comprometido en modernizar todo su accionar, crear mayores y mejores oportunidades de acceso a servicio, derribar burocráticas  excesivas, garantizar el registro y de identidad, implementar herramientas novedosas y agiles como el proyecto de ETLA que ya se está ejecutando y que en este 2021 esperamos tener cobertura a nivel nacional e internacional.

El pleno de esta JCE cree en la inclusión y para ello no solo hemos dado oportunidad e incorporado personal con talentos y habilidades especiales en diversas áreas respetando su dignidad, si no que a través de sus aportes pretendemos trazar las pautas a fin de que se puedan ir generando mayores y mejores oportunidades para todas las personas que poseen capacidades diferenciadas o capacidad funcional a la hora de elegir y ser elegible.

Es por ello, que la JCE se encuentra trabajando día y noche en la elaboración de planes y proyectos con el apoyo de la OEA, IFES y CAPPEL para el fortalecimiento de su institucionalidad y para el fortalecimiento del sistema de partidos políticos. Allí se pretende asistirles en planes de formación y capacitación. Facilitarle conocimientos en buenas prácticas para el manejo de los recursos que les asignan y fomentar en ellos un espíritu cívico en que los valores democráticos sean su eje central.

Acompañaremos  a los partidos, agrupaciones y movimientos políticos en su fortalecimiento entendiendo el rol que de juegan en la democracia. Su debilitamiento es proporcional a la desafección y a la apatía. Como dijo el pleno recientemente: “Los ejemplos sobran en los cuales el vacío generado por el colapso de los mismos  ha provocado personajes que han conducido sus países a la frustración y al caos”.

Como contribución a ese proceso de  fortalecimiento, haciendo uso de la facultad de iniciativa de ley que le otorga la constitución de la República  nos encontramos en la fase de discusión interna de propuestas de adecuación a las leyes 15  y 19  y 3318, a los fines de corregir una serie de distorsiones jurídicas, ajustarlas a lo dictado por varias sentencias en las salas de las altas cortes y que las mismas permitan garantiza elecciones transparentes y apegadas a las normas. Estas iniciativas serán socializadas con diferentes sectores: partidos, agrupaciones y movimientos políticos y sociedad civil y todo aquel dominicano y dominicana  que pueda aportar a la consolidación de una legislación íntegra, y adaptadas a la actualidad.

Quiero aprovechar para referirme a un aspecto que considero vital en el funcionamiento de la institución y es nuestro personal que labora en la JCE y este pleno está trabajando arduamente en una serie de propuestas y reivindicaciones para dignificar condiciones laborales.

Procederemos gradualmente hasta lograr que las personas que diariamente colaboran en esta institución sientan que sus derechos, su capacidad y su compromiso institucional son reconocidos como se merecen, por eso solicitaremos los recursos necesarios al Gobierno para lograr esta dignificación.

A los dominicanos de la diáspora la JCE reconoce sus aporte es por ello que estamos trabajando a los fines de universalizar el registro civil y de la cedula de identidad en las comunidades del exterior y tenemos como meta lograrlo mediante la apertura de nuevas OPRES que faciliten una mayor y mejor integración de la diáspora a los procesos democráticos. Además nos proponemos tener un padrón electoral en el exterior que refleje verdaderamente a las personas de nacionalidad dominicana que son titulares de derechos en el marco del registro civil y en los derechos electorales. Para ellos nuestro reconocimiento y gratitud por sus aportes al país.

La educación y la capacitación son también piezas claves en todo el proceso que estamos llevando a cabo y  solo a través de esta podemos transformar los esquemas de viejas prácticas y apostar por un sistema electoral que se constituya en un referente  de eficiencia y eficacia.

Finalmente, así como en cada boleta electoral física no existe una marca o traza igual porque todo marcado con una equis o una cruz, una raya o un cotejo es absolutamente diferente al otro.

Por más grafología que se use no importan los millones de marcas aquí y en cualquier proceso del mundo no aparecerá una igual a otra, asimismo no hay una elección igual a otra, Cada proceso electoral trae consigo sus propias marcas, sus propias dificultades, sus propias virtudes. Ahora bien hay que reconocer  que cada proceso inicia al concluir el otro y que los errores del pasado sirven de advertencia para provocar mejoras y fortalezas en el presente. No se puede dormir  a la orilla del inmenso mar de la democracia, esperando un tiempo que ya está.

El ciclo electoral ordena que los pasos para organizar las elecciones del 2024 iniciaron el 24 de agosto del 2020. Volviendo al tema de la desafección cito el ensayo de la lucidez de Saramago. El extinto autor reflexionaba sobre unas elecciones que fueron repetidas por la existencia de una enorme cantidad de votos en blanco solo que en las segundas elecciones los votos en blanco aumentaron al 83%. La obra es una crítica a los procesos electorales, una reflexión de que los pueblos se cansan, que se vuelven apáticos si no hay institucionalidad en los procesos electorales si no hay institucionalidad en los partidos agrupaciones y movimientos políticos y si no hay una democracia transversal a lo interno y  a lo externo. Nosotros creemos en democracia, creemos en el sistema de partidos, en una JCE abierta a la sociedad.

En un sistema electoral donde sus órganos rectores: JCE y TSE  trabajen en el respeto de sus competencias. En la armonía de un sistema donde cada quien toque sus instrumentos con la afinidad necesaria que el sonido sea melodioso y no en la estridencia que encamina la desafección. Creemos en una JCE como cas de la democracia a dos años de su centenario.

Muchas gracias…







29 abril de 2021


« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario