Latest News

lunes, 24 de noviembre de 2014

Otra de la magia del General Juan Bautista Rojas Tabar, pegaditos como anoche

Juan Bautista  Rojas Tabar,


Por Dario Mañón
prensaeym@hotmail.com
La magia del Mayor  General ® Juan Bautista  Rojas Tabar, ex Jefe de la Fuerza Aérea Dominicana,  es para tomarla de referencia cuando se quiere hacer una Comandancia diferente de aquellas que están establecidas en los libros para  cumplir todo un  protocolo.

La disciplina en los cuarteles es una  la base para que tantos hombres “intrépidos, bien entrenados y armados, no se entren a tiros por cualquier diferencia,  por lo que romperla y nada pasar es cuestión de magia.

El General Rojas Tobar, cuentan,  rompía todo tipo de protocolo, pero lo hacía con tanto sentido humano que no pasa un día sin que un soldado en retiro, pensionado o alguno que otro oficial activo de la Fuerza Aérea, no deje de mencionarlo en cualquier momento.

Otra de la magia, todo aquel que es un miembro de la Fuerza Aérea, familiar o visitante, observa el protocolo para entrar al recinto, los rangos automáticamente se declaran en la puerta con el ceremonial que realizan los centinelas de puesto alli, en la base Aérea San Isidro, en el Municipio Santo Domingo Este.

La entrada de los Jefes son rigurosas, pero la del comandante,¡bueno!, es el Jefe, es etiquetada, pero para Rojas Tabar en su mente era un oficial más que pasaba por esa puerta. Cuentan los que hablan de su magia que frecuentemente bajaba el cristal del auto, ¡hola soldado!, saludaba a cualquiera de los centinelas, respondiendo el soldado, ¡eee, si, si, si señor!, al hablarle de nuevo le preguntaba, ¿qué le pasa señor?, no, no, nada, señor, ¡ah!,  pues tenga  compre lo que necesita, y solía darle una papeleta que le permitía solucionar uno de sus  problemas, para ese soldado !sasss, fue magia, una de mil, ...bueno y en ese tiempo !cuanto valia!.

Estos que hablan de su magia, dicen que en otras ocasiones y en la misma puerta de acceso al recinto realizaba otro de sus encantamientos,  las instalaciones de la fuerza Aérea es todo un mundo y el transporte es imprescindible para los que ingresan o viven allí, por lo que, es frecuente el ver en la parada dispuestas para abordar vehículos uno que otros soldados, visitantes, u oficiales a la espera del vehículo que lo llevaría a su destino en la base, de repente  el vehículo donde llegaba el jefe, que ahora le llaman comandante, se detenía en la parada y el Jefe luego de bajar el cristal decía, ¡hola!, ¿Señores cómo están ustedes?, eee, dijo señor, respondían de manera muy especial los soldados, ¡si a ustedes!, decía el general Tobar, e inmediatamente le decía  venga suban, pero como era el Jefe de la Base Aérea San Isidro que le estaba hablando, los soldados confusos, entre una orden o la cortesía, estaban hechizados, perplejos, ¡a dio carajo, yo le dije que suban!, si se quiere el general le arengaba  y así de simple los transportaba, y “atestaba!  el vehículo quedando él como en un carro público, “pegaditos como  anoche”.es la magia del General Rojas Tabar.

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario